UN MAL DIA

 

 

 

10407141_10152947859201011_4458426016349194381_n

En cuanto despertó, después de haber dormido durante más de cuatro días, juró que no volvería a quedarse dormido.

Evidentemente, este juramento tampoco lo cumplió.

Aquel largo sueño era el resultado de conjugar una tremenda borrachera con algunas pastillas para dormir, resultado a su vez de haber sido objeto durante cuatro años de una tremenda broma de mal gusto. Eso fue su última relación de pareja, una broma de mal gusto que duro cuatro larguísimos años. Tras ese periodo, ella encontró personas y lugares mucho más divertidos que él, infinitamente más divertidos que él.

Pero el tiempo para lamentarse había pasado, tendría que ponerse a rehacer su asquerosa vida para convertirla en algo totalmente distinto. Como todo gran propósito, este que se proponía acometer necesitaba dos ingredientes fundamentales, un buen programa de cambios, y mucha disciplina para llevarlos a cabo, lo malo es que nunca conoció ni remotamente el significado de esa palabra, ni llegaría a conocerlo.

Empezó por buscar un nuevo enfoque a la hora de realizar su trabajo, estaba decidido a relacionarse más con la gente, a desarrollar su cometido con más ilusión y a crearse nuevos objetivos, pero al recordar que trabajaba en la ventanilla de la empresa municipal de grúas, cobrando la retirada de los vehículos, decidió dejar el tema laboral para el final, intentando empezar por ortos asuntos que también requerían un cambio drástico.

El tema de su relación con las mujeres también cambiaría radicalmente. El infierno de donde acababa de salir le serviría para darle más fuerza, y potenciar esos encantos naturales con los que siempre había contado, y que por respeto y lealtad a su pareja había dejado de lado. Dicho esto intento recordar alguno de estos encantos, y llegó a la conclusión de que si alguna vez llegó a tenerlos (cosa que quién esto escribe duda firmemente), los había perdido por completo, con lo que llegó a la conclusión de que el tema de las mujeres no era tan importante, y que lo dejaría para el final,  intentaría empezar por otros asuntos que también requerían un cambio drástico.

Apoyarse más en su familia podría ser beneficioso en esta época de grandes cambios. Lo primero que haría seria ir a ver su padre, quien le recordaba infatigablemente la desastrosa vida que había elegido, y como había malgastado los tremendos esfuerzos que él le había dedicado, para acabar siendo un auténtico desgraciado. Lo pensó bien y prefirió ir a ver a su madre, quien hacia diez años se marchó de la casa familiar porque -siempre según sus palabras- “permanecer tantos años al lado de un cretino podía terminar afectándote irreversiblemente”, en clara alusión a su exmarido. Fue en este punto donde nuestro protagonista recordó que lo primero que hacia su madre al verlo era recordarle cuanto se parecía a su padre. Al final pienso que la familia no era tan importante, y que lo dejaría para el final, intentaría empezar por otros asuntos que requerían un cambio drástico.

Pensó quizás que darle un nuevo enfoque a su aspecto físico repercutiría en su estado anímico. Perfecto, se apuntaría a un gimnasio, empezaría a cuidar las comidas, hacerlas más sanas, y por ultimo actualizaría un poco su vestuario, algo más actual. Cual no fue su sorpresa al recordar que nunca hizo ningún tipo de ejercicio ya que adolecía de un problema congénito, una mezcla de asma y pereza, que le impedía realizar cualquier esfuerzo,  y que jamás había comido verduras ya que su simple olor le producían náuseas. En cuanto al cambio de vestuario, en aquel momento fue consciente de que, a su ya corta estatura, había que sumarle los 10 o 12 kilos que se habían acomodado en su cuerpo en los últimos cuatro años de relación. Al final pensó que el aspecto físico no era tan importante, y que lo dejaría para el final, y que intentaría empezar por otros asuntos que requerían un cambio drástico.

Tras esta breve reflexión se emborrachó, se atiborró de orfidales, y volvió a meterse en la cama otros cuatro días.

Y sin embargo.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>